Consejos para evitar la condensación en tu equipo fotográfico

Seguramente, alguna vez, mientras has realizado fotografías en climas extremos, y tu cámara se ha congelado. Este problema no es habitual, pero cuando sucede es bastante crítico. Aunque, un problema que sí es frecuente, es la condensación en el objetivo o del interior de tu cámara.

Por lo que es importante que sepas cómo prevenir estos inconvenientes. Al menos que tengas algunas cuidados básicos que te ayuden. En esta temporada en la que empieza hacer un poco más de frío, es posible que tengamos este problema. Con bajas temperaturas, lluvias o nieve, nuestros dispositivos están más propensos. Esto suele pasar cuando pasamos de estar en un interior cálido y luego salimos al frío del exterior.

No tienes nada de qué preocuparte, acá te daremos algunos consejos para que evites la condensación de tu cámara. Sobre todo, si cuentas con una que no es sellada o resistente. Tienes que saber que el principal problema de la condensación es que puede oxidar las partes metálicas. Lo cual, puede causar el deterioro electrónico de tu aparato. Así, que deberás tener en cuenta estos consejos que te vamos a dar, sobre todo si estás en una ciudad fría y húmeda.

Evita la condensación no teniendo cambios bruscos de clima

 

Lo primordial es que evites cualquier cambio brusco de temperatura. Esto ayudará a mantener nuestro equipo seguro. Si estás en un lugar cálido, como en tu casa, y de repente, sales al exterior con tu cámara fotográfica. La temperatura baja hará que tu cámara sufra de condensación. A veces, este problema es visible desde el cristal de tu objetivo. Sin embargo, en otras ocasiones no lo podrás ver, pero éste puede estar afectando el interior de tu aparato fotográfico.

Lo que podrías hacer es quitarle la batería y dejarla en el lugar más frío de donde estés. Esto lo debes hacer como mínimo una hora antes de salir. Si aplicas este consejo, evitarás tener problemas, porque el cambio de temperatura será menor.

Otra recomendación que puedes aplicar, es envolver tu dispositivo fotográfico con una toalla. Si no cuentas con qué envolverla, llévala dentro de su bolsa al exterior, y espera unos minutos antes de sacarla. Sería mejor si esperas una media hora, con esto lograrás su aclimatación y no sufrirás de condensación.

Por otro lado, si estás haciendo fotos en un lugar a baja temperatura, es mejor que no guardes tu cámara o inmediatamente ingreses a un lugar cálido. Es mejor si haces la transición de temperatura lentamente. Si has estado en el exterior y luego ingresas a tu coche, evita ponerla cerca de la calefacción. Lo que debes hacer es volver a envolver con una toalla o tela. La pones en su bolsa y la dejas abierta unos momentos. Si no tienes una toalla con la que puedas envolverla, puedes ponerla en el maletero. Ésta no tiene una temperatura tan alta como el interior del coche.

Ten a la mano una funda protectora, ante cualquier imprevisto

 

Otro consejo que puedes aplicar, es llevar tu aparato con una funda protectora. Si bien es cierto, el clima es muy imprevisible, y puedes tomar medidas preventivas. En la actualidad, vivimos diferentes cambios climáticos, por lo que, es bastante difícil predecir si va a llover o va a salir un sol radiante.

Por eso es importante que a donde vayas, lleves contigo algo para proteger tu dispositivo fotográfico. Si no cuentas con una funda protectora, puedes usar una bolsa de plástico. Ésta será suficiente para mantener tu dispositivo dentro de un lugar completamente hermético.

Si quieres prevenir la humedad, en tu funda, puedes incluir unas bolsistas de gel sílice. Éstas se encargarán de absorber la humedad que pueda haber. Recuerda, si estás trabajando en el exterior con mucho frió, evita lo más que puedas cambiar de objetivos. No lo hagas, a menos que sea totalmente imprescindible. Además, sería mejor si tienes una gamuza con la que puedes mantener el equipo totalmente seco. Así, como debes cuidar de mantener tus manos bien secas.

Evita limpiar inmediatamente tu cámara fotográfica

Este punto es clave para evitar cualquier tipo de enfriamiento. Evita limpiar inmediatamente tu dispositivo, sobre todo, si te encuentras en un lugar frío. Es mejor asegurarte de estar en un lugar seco, antes de limpiarla. Esto ayudará que el cambio de grados sea lo más lento posible. También te servirá contar con bolsas de gel sílice o bolsas de sal, porque ayudarán a que ese cambio de temperatura sea gradualmente.

Guarda tu cámara fotográfica siempre que no estés usándola

Es recomendable que guardes tu dispositivo fotográfico dentro de tu mochila. Si te estás desplazando de un lugar a otro, es mejor que la mantengas a salvo del frío. Además que cuando te encuentras en un clima húmedo, se te puede resbalar de las manos y no queremos correr ningún peligro. Algunas personas la mantienen dentro de su abrigo, porque piensan que ahí la mantendrán caliente. Sin embargo, esta es una idea equivocada, ya que el aire que tenemos en nuestro cuerpo es tibio y húmedo. Y esto es una de los principales problemas de condensación

Te puede interesar:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar