La curiosa historia de las zapatillas Nike que aprendieron a nadar

 

 
El 27 de mayo de 1990, el buque carguero “Hans Carrier” navegaba cerca de la costa de Alaska cuando se vio sorprendido por una fuerte tormenta. Luego que fueron continuamente azotados por el viento, cinco de los contenedores que transportaba el carguero cayeron al mar, regalando así de manera sorpresiva 61,820 pares de zapatillas Nike.
 
El final de este tesoro no se supo hasta 25 días después, cuando comenzaron a llegar miles de pares de Nike a las costas del Pacífico de los EE.UU. en perfecto estado.
 
Este hecho les sirvió, de forma totalmente casual, como gancho de publicidad ya que parecía una perfecta campaña de relaciones públicas.
 
Gracias a esto Nike comenzó a copar titulares en los medios de comunicación con simpáticas historias y, sin un solo dólar de inversión, lograron reportar tantas o más alegrías que sus acciones publicitarias más lujosas.
 
Y para finalizar de manera mejor aun, gracias a este “derrame de zapatillas”, un grupo de oceanógrafos tuvo la oportunidad de investigar las corrientes oceánicas utilizando las zapatillas como marcadores
 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

¿Te gustó este artículo? Compártelo