Una torre de copas de champagne llenada con lágrimas que van cayendo

 

Para terminar con su campaña “Don´t Worry Boys”, la marca de vinos Lindauer creó para el Fashion Weekend una instalación que reflejó el profundo dolor de los caballeros.
 
La idea fue armar una torre de cuatro metros hecha con copas de champagne que sirvieron para darles la bienvenida a las asistentes a este evento de moda. Sin embargo la bebida no fue servida de la forma tradicional, sino que fue llenada con lágrimas.
 
Encima de la torre había una pantalla gigante que mostraba varias escenas de hombres llorando, cosa que hacía que caigan “lágrimas” de champagne desde ahí directamente sobre las copas gracias a un sistema de riego oculto detrás de la pantalla.
 
Sin duda, un excelente BTL de bajo costo que muestra claramente un insight masculino hacia este tipo de eventos.
 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

¿Te gustó este artículo? Compártelo