La parada de autobús con aroma a chocolate

Para promocionar su nueva bebida de chocolate, la marca Cacaolat aprovechó el frio invierno para convertir una parada de autobús en Barcelona en la más acogedora de todas con un valor agregado difícil de resistirse.
 
Esta campaña tuvo lugar en una parada de autobús en Plaza Catalunya y para su realización se tuvo que crear una instalación con la forma de una botella de Cacaolat de 3 metros que botaba humo con aroma a chocolate. 
 

 
Los responsables de esta hazaña fue la gente de la agencia JWT con la colaboración de Arena Media, y también estuvo acompañada de un spot donde se resaltan las características del invierno y la solución de la marca.