Un “agresivo” spot nos muestra la diferencia entre las diferentes compañías televisivas

A la hora de querer ganarse al cliente las empresas de tv por cable y comunicaciones ofrecen el oro y el moro con un servicio de primera. Pero apenas logran concretar la venta, “al diablo” con los clientes. Y es que a partir de ese momento es que empieza el mal trato o la indiferencia hacia ellos.
 
Por ello, la agencia norteamericana Camp + King presentó para la empresa Sling un divertido spot en donde se evidencia las principales diferencias que existen entre su servicio con el de la competencia de una muy singular manera. 
 

Old TV Model” utiliza a un grupo de abusivos niños que jueguen el papel de la “vieja compañía” para hacernos recordar que lo nuevo, o por lo menos su empresa, siempre es mejor.