Creación de ‘Nenúfares’, icónica obra en óleo de Claude Monet

El pintor francés Claude Monet (París, 14 de noviembre de 1840 – Giverny, 5 de diciembre de 1926) fue el pionero del ‘Impresionismo’ y a lo largo de su carrera tuvo especial interés en capturar los mejores efectos temporales de la luz y la naturaleza.

Su obra más conocida es “Los nenúfares” (en francés ‘Les nymphéas’), un ciclo de pinturas al óleo compuesto por 250 piezas que ejecutó el artista los últimos treinta años de su vida.

Ejecutó alrededor de 30 óleos padeciendo de cataratas, lo que hacía que vea tras un filtro borroso y amarillento.

LE PUEDE INTERESAR: Conoce la historia de «la Mona lisa» pintura de Leonardo Da Vinci

El nacimiento de una idea que traspasaría la historia

Tras los numerosos viajes que realizó para inspirarse, en 1890 decidió comprar una casa en Giverny, que contaba con un estanque artificial rodeada de flores en el jardín, en donde crecían los nenúfares.

Cabe resaltar que Claude Monet mandó construir un puente de estilo japonés donde estaban situadas están plantas.

Esta área fue su principal fuente de ideas por lo que le dedicaba un cuidado especial como aumentar la temperatura del agua del estanque y construir presas provocando la indignación de los habitantes de la localidad.

En cuanto al ‘estilo’ de la composición de Claude Monet se ha dicho que es tan libre que está a un paso de la abstracción, inspirando a pintores como Cezanne, Braque o el grandioso Picasso.

El ciclo de ‘Nenúfares’ se caracteriza por:

  • Pinceladas caligráficas
  • Combinaciones de colores armoniosas
  • Sin línea del horizonte
  • Poca o casi nula profundidad espacial

Claude Monet estratégicamente incluye reflexiones de los árboles y las nubes en la superficie del agua, para crear de una forma bastante hábil una sensación de profundidad ofreciendo una extraña e inusual vista al resto del paisaje.

Un deseo de mostrar la evolución de las plantas acuáticas

Un dato bastante curioso fue que las pinturas de este artista se realizaron en paneles alargados de 220 cm de alto y 600 cm de ancho, algo así como el formato que utilizan los publicitas para los carteles publicitarios.

La razón del tamaño se debe a que el artista tenía la idea de colocar los paneles en una estancia circular de 360º modo que el espectador logre observar la evolución de dichas plantas acuáticas en los diferentes momentos del día, pero sobre todo los cambios que se producían por el paso de las estaciones.

La nueva capilla sixtina del impresionismo

Además, el pintor quería que los visitantes se sumerjan totalmente en la obra que estaban apreciando y olvidar al mundo exterior.

Un dato relevante en cuanto a su carrera es que tuvo una etapa en la que se dedico únicamente a pintar plantas, reflejos en el agua de los sauces y el agua en sí.

También es  importante destacar que esta obra tan reconocida alrededor del mundo ha sido calificada como “la capilla sixtina del impresionismo”.

TAMBIÉN VEA: Las 10 mejores técnicas de pintura y dibujo realizadas por artistas contemporáneos

En sus últimos años, Claude Monet se encargó de destruir por cuenta propia varias de sus pinturas pues no quería que obras sin terminar, bocetos y borradores, entraran al mercado del arte, como en efecto sucedió después de su sensible fallecimiento.

En la actualidad, 8 de los valorados y famosos nenúfares del reconocido artista impresionista están colgados en salas ovaladas dentro del Museo de Orangerie de las Tullerias de París.

Otras 22 obras que se realizaron entre 1920 y 1926, fueron donados por él mismo al Estado Francés.

Si te gusta el tema de la pintura, este artista es un ícono del cual te podrías inspirar, incluso su casa y jardín son abiertos para el público.

Datos curiosos que no conocías sobre «Los Nenúfares»

  • Estos cuadros no existirían si el artista hubiera obedecido al Consejo de Giverny

El pintor importó estas plantas acuáticas desde Egipto y América del Sur, lo que molestó a las autoridades de su localidad, quienes exigían eliminarlas antes de que envenenaran el agua de toda la zona.

  • Monet celebró el final de la Primera Guerra Mundial con esta obra 

Al día siguiente del ‘Día del Armisticio’ en 1918, el artista prometió a su patria un «monumento a la paz» en forma de enormes pinturas de nenúfares.

  • Las pinturas que conforman la serie fueron duramente criticadas

Las obras de este ciclo no fueron valoradas por la crítica de la época, incluso fueron consideradas como desordenadas ya que era fruto de la visión borrosa de Monet.

TE PUEDE INTERESAR:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar