Esta niña alimentaba cuervos y años después le traen regalos

Los cuervos han sido asociados con la mala suerte y lo hemos visto en películas de terror; sin embargo, esta niña viene alimentándolos desde que tiene 4 años.

 

Todo empezó cuando Gabi Mann, de Seatle, hizo caer un pedazo de pan y un cuervo hambriento se acercó para cogerlo. La pequeña observó que otros cuervos se quedaron mirándola esperando que también los alimentara. Tiempo después decidió continuar la rutina de darles comida dándoles su almuerzo camino al bus.

 

Cuando su madre notó esto, lejos de enojarla, en realidad le gustó la idea que su hija amara tanto a los animales que deseara compartir su almuerzo. Incluso, añade, antes de que su hija y posteriormente su hijo empezaran a alimentar a estar aves, jamás había notado su presencia. Con el tiempo, el alimentarlos se volvió una rutina más constante y con ello notaron algo sorprendente.

 

 

esta-nina-alimentaba-cuervos-y-anos-despues-le-traen-regalosLisaMann/BBC

 

Después de vaciar los comedores de maní que les dejaban, los cuervos dejaban a cambio «regalos» que en realidad son baratijas pero que para Gabi tienen mucho valor. Incluso los tiene guardados en una caja y es muy celosa con que no sean tocados por otras personas.

 

Algunos son etiquetados como sus favoritos. Durante este tiempo ha recibido un tornillo, un botón, una piedra, un pendiente, entre otras cosas; pero no siempre son regalos brillantes o llamativos. Su mamá comenta que en ocasiones los cuervos les han traído animales muertos o en descomposición. 

 

esta-nina-alimentaba-cuervos-y-anos-despues-le-traen-regalos-2BBC

esta-nina-alimentaba-cuervos-y-anos-despues-le-traen-regalos-3BBC

 

 John Marzluff, un profesor de la Universidad de Washington, indica que alimentarlos de manera constante crea un vinculo entre la persona y estas aves. En especial con el alimento que reciben, es muy fácil que se acostumbren a la rutina, pues los pájaros oyen el ruido de la cascara de maní y lo relacionan inmediatamente a la hora de comer.

 

esta-nina-alimentaba-cuervos-y-anos-despues-le-traen-regalos-4BBC

 

Lo extraordinario, según comenta la madre de Gabi, es que en una ocasión mientras fotografiaba a un águila que merodeaba su vecindario, extravió la tapa del lente de su cámara. Pero no tuvo que perder el tiempo buscándolo, pues tiempo después uno de los cuervos se lo dejo en su casa. Incluso revisando una de las grabaciones que tiene de estas aves, notó que el cuervo vuela hasta la pileta para enjuagarla. «Estoy segura de que fue intencional, nos observan todo el tiempo. Estoy convencida de que vieron que se me cayó y que decidieron que querían devolvérmela» añade.

 

 

A continuación, te invitamos a conocer a través del siguiente link: Esta curiosa pareja de mejores amigos cuervo – humano está causando sensación en Facebook.

 

También te puede interesar