Técnicas de iluminación para quitar el reflejo de las gafas en una foto

Un problema frecuente en las sesiones fotográficas con personas que utilizan gafas, es el reflejo de luz en las lunas que malogran por completo la fotografía. Es incómodo para el fotógrafo tener que pedir que se los quiten y para las personas tener que hacerlo, sin embargo, lidiar con este problema y evitar estos malos ratos, es mucho más sencillo de lo que te puedes imaginar.

Las reflexiones de luz del estudio que deslumbran en la luna y luego recaen en la cámara son las que ocasionan el brillo borroso en el resultado de las fotografías, por lo tanto si controlamos la dirección en el que éstas se dirigen solucionaremos el problema.

El ángulo de ubicación de la luz, la cámara y los lentes será crucial

La luz que se refleja en las gafas va en un ángulo y se reflejan en la cámara en el mismo ángulo pero en dirección contraria, por lo tanto una técnica sería verificar hacia donde se dirige el resplandor y luego colocar la cámara en una dirección distinta a la que apuntará.

Si aún se siguen percibiendo rastros de luminosidad en las lunas, puedes pedirle al sujeto que se incline un poco en una dirección distinta. Otra posibilidad es levantar la luz para que el reflejo se dirigida a una posición más baja y no llegue a la cámara. Pero si en tu caso es imposible de mover, por que se trata de una ventana, lo más factible es buscar un lugar específico donde colocarte e ir probando en diferentes direcciones hasta encontrar la posición correcta.

Se debe evitar el reflejo en las lunas

Mover el tema debe ser tu última opción

Las sesiones de fotos en ocasiones pueden ser agobiantes, incómodas para las personas tímidas y lo que menos quieres es maximizar esta sensación. Si mueves la escenografía, el sujeto al que estás fotografiando puede sentirse más nervioso de lo que ya se encuentra y se romperá la armonía del ambiente lo que puede resultar en unas fotos estropeadas.

Evite frases como: “hay reflejos en sus gafas, gire a la derecha” o “podría mover más los lentes, se reflejan mucho las luces”, no mencione las gafas, mencione sólo las soluciones.

Puedes pedir su ayuda para mejorar la situación. Inclinar la cabeza en otro sentido muchas veces es la solución. Procura dejar en claro que el difícil proceso por el que están pasando no es su culpa, ni de sus lentes, así la persona se mantendrá en calma y podrá colaborar de una manera eficaz.

Antes de levantar la cámara. Foto: Levi Sim

Después de levantar la cámara. Foto: Levi Sim

Cosas que nunca debe hacer en estas circunstancias

Las lunas de los lentes no deben ser quitadas de la montura en ningún caso. Las gafas son muy costosas y quitar las lunas puede dañarlas. Del mismo modo la fotografía también sale perjudicada pues lo que se busca es capturar las expresiones de las personas pero al no poder ver al fotógrafo, el sujeto quedaría parcialmente inexpresivo.

En el afán de buscar una solución rápida puedes intentar inclinar o bajar un poco las gafas en el rostro del sujeto a fotografiar, sin embargo además de crear una escena poco armoniosa, tendrás el mismo problema del punto anterior: un rostro aburrido.

Photoshop es una herramienta que sirve de mucha ayuda, sin embargo para estas situaciones resultaría engorroso gastarse horas intentando combinar una foto de tu sujeto con el brillo en los lentes y otra en la misma pose sin ellos, cuando puedes aprender a colocar la luz en el lugar correcto y ahorrarte horas que puedes aprovechar en hacer más fotos.

Los lentes forman parte de las personas así que si les pides a las personas que se los quiten se perderá su esencia y no se reconocerán en las fotografías. Evita proponerles esta opción. No olvides que la parte más expresiva del rostro de una persona en su mirada y si sus ojos no se ven, tus fotos no tendrán el mismo impacto.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar

Mono adopta a cachorro abandonado

Un mono encontró a un cachorro abandonado y decidió ayudarlo: lo alimenta, lo cuida de los demás y lo lleva con él por todos lados. En otras [...]