Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos

Desde 1963, un hombre llamado Justo Gallego Martínez ha dedicado su vida a la construcción de una catedral en las afueras de Madrid, hecha casi en su totalidad por él mismo.

 

A pesar de la falta de entrenamiento y estudios en materia de construcción o arquitectura, Gallego ha trabajado en esta iglesia gigante desde que tenía 37 años, ahora a sus 90 años de edad no ha desistido de este propósito y continúa su labor. 

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 1

Dailymail

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos - Justo Gallego

Taringa

 

Impulsado -según afirma él- únicamente por su fe, admite que no podrá terminar el proyecto (debido a su avanzada edad), y que todavía tiene que pensar en los planes para lo que sucederá después de su muerte.

 

TE PUEDE INTERESAR: Este fotógrafo capturó el increíble proceso de construcción de los pianos de cola Steinway.

 

Y en esta oportunidad, la red de videos «Great Big Story» nos muestra en casi 2:30 minutos la historia y personalidad de este hombre poco común y su gran sueño de elevar una inmensa iglesia.

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 5

Colossal

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 4

Colossal

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 3

 

Colossal

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 2

Colossal

 

Un hombre ha pasado 53 años construyendo una catedral con sus propias manos 1

Colossal

 

 

Dato

Justo Gallego nació el 20 de setiembre de 1925 en Mejorada del Campo, Madrid. Es un exmonje, conocido por su tenacidad de construir su propia catedral en su pueblo natal. Él comenzó la construcción sin más conocimientos que los leídos en libros antiguos, muchos de ellos en latín.

 

En el siguiente enlace, te mostramos unas esculturas de bronce y madera, hechas por la artista Malgorzata Chodakowska, en las que el agua cumple una función protagónica, mientras juegan con nuestra imaginación.

También te puede interesar