Esta perrita demuestra que ni una rara enfermedad es impedimento para ser feliz

Los perros son un gran ejemplo a imitar ya que siempre mantienen ese espíritu divertido y aún en las peores situaciones son una gran compañía. Al parecer ellos no entienden de diferencias entre personas y menos de enfermedades.

 

Y así lo demuestra esta golden retriever. Rexi fue diagnosticada con un problema neurológico, el cual no es muy común en perros y la recomendación de su veterinario fue dormirla o aplicarle la eutanasia.

 

PUEDEN VER: La historia de esta niña sorda y su perro sordo es una gran prueba de amistad

 

Desde cachorra, Rexi fue integrada a esta familia y por ello no aceptaron la sugerencia. Aproximadamente cuando tenía 10 semanas de edad notaron algo extraño con sus patas pero asumieron que era tal vez por una torcedura pero cuando le sacaron radiografías todo apuntaba a que estaba bien.

 

Pero lamentablemente tiempo después perdió la función de ambas patas delanteras, y para movilizarse prácticamente debe arrastrarse.

 

 

Esta perrita demuestra que ni su rara enfermedad es impedimento para ser feliz 2GoFundme

 

 

Aunque tiene este problema, Rexi ha demostrado que no supone ningún impedimento para hacer lo que más le gusta, que es jugar.

 

Esta perrita demuestra que ni su rara enfermedad es impedimento para ser feliz 4GoFundme

 

 

Sus dueños han intentado usar una silla de ruedas para perros pero no fue muy útil sino todo lo contrario, en algunos casos ha sufrido choques contra piedras u objetos. Por suerte, su familia no se da por vencida, y aún están a la espera de que alguna donación o invento pueda ayudar a su integrante canino.

 

 

Esta perrita demuestra que ni su rara enfermedad es impedimento para ser felizGoFundme

 

Esta perrita demuestra que ni su rara enfermedad es impedimento para ser feliz 3GoFundme

 

Si deseas conocer mejor su historia lo puedes hacer a través del siguiente vídeo, también tiene habilitada una página web en la cual están abiertos a cualquier tipo de ayuda para Rexi.

 

 

 

 

Es muy admirable que realmente la hayan integrado como parte de la familia y que no estén dispuestos a abandonarla, en especial porque esta cachorra está llena de vida a pesar de su impedimento. En el siguiente linkte presentamos a este inusual perro al que le gustan tanto los helados que él mismo se los compra.

También te puede interesar