Aprende todo sobre la Ley de la Mirada en Fotografía

Cuando hacemos un retrato fotográfico, uno de los elementos que más relevancia tiene son los ojos. Es por eso que es tan importante saber cómo retratarlos adecuadamente. Saber cómo fotografiarlos nos ayudará a sacarles el máximo provecho.

Una de las reglas que nos ayuda a obtener buenos resultados es la ley de la mirada en fotografía. Sin embargo, aplicar esta ley implica tener ciertas consideraciones, las cuales nos ayudará a mejorar los retratos. Por este motivo, en este artículo hemos decidido contarte todo lo que necesitas saber sobre este tema.

El primer paso es saber qué es la ley de la mirada

Fuente: Maya Goded

Como lo hemos mencionado en el párrafo anterior, la ley de la mirada es una de las principales reglas de composición Fotográfica. No tienes por qué complicarte demasiado, ésta solo se trata de respetar la dirección en la que está mirando nuestro sujeto.

Esto quiere decir que al momento de realizar tu encuadre en un retrato, tienes que dejar un espacio delante del sujeto, no importa lo amplio o estrecho que sea nuestro encuadre o los elementos que se encuentren dentro de éste. Para respetar esta ley, tenemos que dejar un espacio por delante para que el sujeto pueda mirar.

A simple vista puede parecer que ese espacio es carente de significado, sin embargo ayuda a seguir la dirección de la mirada del protagonista. Respetar la dirección de la mirada de tu modelo le da mayor relevancia a la acción que realiza el protagonista. El usar esta regla nos permite llamar la atención sobre la acción que esté ejerciendo o mirando el sujeto. 

¿Cómo y cuando puedes romper la Regla de la Mirada?

Fuente: Gilardoni Fotografía

Debes tener en cuenta que las reglas de composición, funcionan más como directrices que como reglas mismas. Esto se debe a que su trabajo es el de guiarnos a tener mejores composiciones que sean más interesantes a vista del ojo humano.

Recuerda que estas reglas funcionan de diferente manera para las distintas clases de fotografías. Por lo que si le funciona a alguna, no necesariamente tiene que funcionarle a las demás. Aunque, lo más probable es que si utilizas esta regla en las fotos de retrato, tengas la composición correcta.

Lo importante es tener el criterio necesario para saber cuándo es bueno usar una regla de composición como la de la ley de la mirada. Por ejemplo, en el caso de las fotografías de retratos, puede resultar mejor romper esta ley.

La forma natural de mirar de una persona sería seguir los ojos de la persona en el retrato. Sin embargo, si cortas este movimiento entonces podrías causar una incomodidad en el espectador. Si eso es precisamente lo que deseas, entonces debes romper con la regla de la mirada. 

¿Qué pasa con la Ley de La Mirada si el sujeto mira directamente a la cámara?

Luego de haber analizado de qué se trata la Ley de la Mirada, a estas alturas sabemos que cuando vemos una fotografía en donde el modelo está mirando, por inercia nuestros ojos perseguirán lo que está viendo.

Si dicho objeto que el sujeto está mirando no se encuentra dentro del encuadre, entonces el ojo de los espectadores vagarán en un espacio vació. Esto genera la sensación como la de un libro con un final abierto. Por lo que queda a imaginación del espectador lo que el sujeto está mirando. 

Por el contrario, si incluimos lo que el sujeto está viendo dentro de nuestro encuadre, estaremos relatando la historia completa. Esto no siempre es bueno, porque puede convertirse en el centro de atención, robándose el interés del protagonista principal

Te puede Interesar:

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar