Este hombre ha dedicado 15 años en darle digna sepultura a bebés abortados

El nacimiento de un niño supone una gran bendición y alegría para millones de familias en casi todas partes del mundo, sin embargo, hay ciertas excepciones. Como por ejemplo en China, el aborto es legal e incluso es un servicio que se brinda en los hospitales públicos.

 

Tong Phuoc Phuc es de los padres que esperaba con ansias la llegada de su hijo, pero algo inusual captó su atención en el hospital. Si bien observó que varias mujeres ingresaban para dar a luz, las enfermeras se retiraban solas, es decir sin un bebé, tardó un poco en comprender el motivo pero se dio cuenta de que eran mujeres que iban a realizar sus abortos, en algunos casos por no tener los medios para poder sustentarlos.

 

A pesar de tal vez ahora entender de lo que se trataba no lo aceptó. Es muy común ver cómo personas critican los malos actos de otros pero son pocas las que realmente toman un acción. Así lo hizo él, le pidió a las autoridades del hospital el permiso para poder darles un apropiado entierro.

 

 

Tong Phuoc Phuc 4Facebook

 

Tong Phuoc Phuc 5Facebook

 

Con el tiempo y ahorros, compró un lugar en la cima de la montaña Hon Thom en la ciudad de Nha Trang, y ya tiene alrededor de 15 años en los que ha dedicado su tiempo a enterrar aproximadamente 10 mil bebés. Pero no solo ha realizado esta noble acción, sino que ha sido capaz de convencer a muchas mujeres de no abortar, salvando la vida de más de 100 niños hasta el momento.

 

 

 

Tong Phuoc PhucFacebook

 

Facebook

 

Él junto a la ayuda de su familia alberga a estos niños y en muchos casos las madres vuelven cuando han conseguido una estabilidad económica o asumen la responsabilidad de poder cuidar de las criaturas. Por mientras él ve por ellos como si fueran sus propios hijos. Espera que su familia continúe realizando esta ayuda aún después de que él ya no esté.

 

Facebook

 

Si te gustó esta historia, en el siguiente enlace te mostramos 15 Fotografías que muestran el antes y después de bebés prematuros ¡Son grandes luchadores!

También te puede interesar