Los nuevos apóstoles de la economía en el Perú

Un interesante relato sobre las familias que fueron encargadas de salvar al país.


El cambio positivo en la economía del Perú empezó a darse hace unos 24 años y sus resultados se ven hoy más que nunca. Luego de ser un país con un mercado proteccionista pasó a ser uno que estaba hambriento de capital extranjero. A partir de entonces, la globalización aterrizó en el Perú y marcó el fin de los llamados “12 apóstoles” de la economía peruana del primer gobierno de Alan García. ¿Quiénes eran? Conozcámoslos a continuación.
 
Los “12 apóstoles”
 
En CADE Ejecutivos de 1985, el presidente Alan García clausuró el evento reclamándoles a los empresarios que apuesten por el Perú. En ese entonces, un grupo de empresarios cercanos a García apareció y se les bautizó con el nombre de los “12 apóstoles”. Cada uno de ellos jugaba un rol importante en los distintos en los distintos sectores de la economía y se reunían en el Palacio con el ex presidente y sus ministros para conversar sobre las posibles soluciones para sacar a flote el país. 
 
Una noche de julio de 1986, tras una reunión de este selecto grupo, Antonio Biondi Bernales, el empresario encargado de ejecutar el proyecto del Tren Eléctrico, invitó a seguir la reunión en su casa. Hasta allí llegaron representantes de las familias Benavides de la Quintana (Buenaventura), Brescia (Grupo Brescia), Romero (Grupo Romero), Lanata Piaggio (Pilsen), Wiese (Banco Wiese), Bentín Mujica (Backus), Picasso Candamo (Agroindustria San Jacinto), Raffo (San Cristóbal), Ferreyros (Maquinarias), Nicolini (Nicoloni Hnos.), Olaechea-Álvarez Calderón (Banco de Lima), Piazza Tangüis (Cosapi) y Delgado Parker (Panamericana). A todos ellos García les ofreció una "política de concertación selectiva". ¿Qué es eso? Mecanismos de protección para sus empresas a cambio de reinvertir sus utilidades en el Perú.
 
Este plan no duró mucho. Los empresarios no cumplieron con lo prometido, llevaron su fortuna al extranjero y esto hizo que García, en julio de 1987, tenga que nacionalizar la banca, la cual era controlada por los “12 apóstoles”. Obviamente, esto marcó el fin de la relación entre el ex presidente y este grupo y luego empezaron los debates de Mario Vargas Llosa y el economista Hernando de Soto sobre abrir la economía al mundo. Vale mencionar, y para entender como era esta burbuja y confort, que la misma Sociedad Nacional de Industrias (SNI) fue la más férrea opositora a este cambio.
 
Luego de esto llegó el gobierno de Alberto Fujimori y bajo la dirección del empresario Carlos Rodríguez-Pastor Mendoza y el mismo De Soto, abrieron los cerrojos a la industria extranjera, lo cual devoró a las empresas que estaban menos preparadas a esta globalización. Fueron solo cinco las familias las que sobrevivieron a esta inesperada hecatombe: los Benavides de la Quintana, los Brescia, los Romero, al igual que los Raffo y los Wiese, quienes migraron a otros sectores. Eso marcó el fin de los “12 apóstoles”.
 
Los nuevos apóstoles
 
Pero las cosas cambiaron y ahora hay nuevos protagonistas en el sector. Hoy, a diferencia de los grupos formados en los 70´s, estos se fundaron en la década de los noventa y pasaron a tomar control de estos negocios familiares antes de cumplir los 40. No sólo eso, recibieron las postas de sus padres en un momento en que el ámbito empresarial no era el más fuerte y donde habían serios problemas familiares; por ende, personales, y casi nunca hablan en público. 
 
Ante esto, José Carlos Lumbreras, gerente de Desarrollo de Perú Top Publications, afirmó que "En el Perú han aparecido nuevos grupos, pero sobre todo empresarios con un enfoque distinto, que miran más allá del mercado local, no solo para exportar, sino para expandirse". ¿De quienes hablamos? Les presentamos el ranking del Perú Top 10.000 de 2004, sucesor del Perú Top 1.500 quien tenía en sus arcas al primer grupo de apóstoles. 
 
El primero en el ranking de grupos económicos peruanos es el Grupo Romero. Ellos poseen 27 empresas y reportan ingresos por $ 4,525 millones. Su líder, Dionisio Romero Paoletti, tomó las riendas en el 2001 luego de que su padre, Dionisio Romero Seminario, dejará la presidencia de las empresas del Grupo Romero. ¿Qué empresas? Alicorp, Ransa, Tramarsa, Palmas del Espino, Primax, entre otras 22. Luego, en el 2009, Romero Paoletti tomó el control del Grupo Credicorp (BCP, Pacífico Seguros y Prima AFP), donde la familia posee un 17% de participación, lo que los convierte en el socio minoritario más importante de esta empresa que facturó, según el ranking, $3,190 millones. Romero Paoletti comparte los directorios de las empresas familiares con algunos de sus primos. Entre ellos están Luis Romero Belismelis (hijo de Manuel Romero Seminario) y Calixto Romero Guzmán (hijo de Calixto Romero Seminario). Romero Paoletti, a diferencia de su padre, tiene un perfil más bajo y no se le acostumbra ver en eventos como lo hacía su padre. 
 
 
                      Dionisio Romero Seminario                                     Dionisio Romero Paoletti
 
En segundo lugar tenemos al Grupo Breca, holding fundado por Fortunato Brescia Tassano a principios del siglo XX. Este luego se consolidó con el trabajo de sus hijos, Mario y Pedro Brescia Cafferata, y a la fecha están a la cabeza los hijos de Mario: Fortunato, Mario y Pedro Brescia Moreyra, junto a Alex Fort Brescia, hijo de Rosa Brescia Cafferata, única hermana de Mario y Pedro. El grupo Breca posee más de 50 empresas, entre ellas Rímac, Minsur, Nitratos del Pacífico, TASA y la Clínica Internacional, y tienen ingresos por $ 3,914 millones. Pero a eso hay que sumarle los ingresos por ser socios del BBVA Banco Continental ($ 2,034 millones), entidad financiera donde los Brescia poseen el 50% de las acciones.
 
 
                         Pedro y +Mario Brescia Cafferata              Pedro, Mario y Fortunato Brescia Moreyra
                                                                                                         junto a Alex Fort Brescia (der) 
 
Luego viene el Grupo Buenaventura, encabezado por los hermanos Roque y Raúl Benavides Ganoza, hijos de Alberto Benavides de la Quintana. Poseen alrededor de 19 empresas y son socios en proyectos como Yanacocha, La Zanja, Conga y Cerro Verde y Buenaventura, quien facturó en el 2012 $ 3,191 millones. 
 
 
            +Alberto Benavides de la Quintana                          Roque y Raul Benavides Ganoza
 
En cuarto lugar están los hermanos Vito Modesto y Jorge Columbo Rodríguez Rodríguez, fundadores del Grupo Gloria y junto a ellos llega otros conglomerados que hoy en día dan mucho que hablar. ¿Quiénes? Graña y Montero ($ 874,523), encabezada por José Graña; San Fernando ($882,637), de la familia Ikeda; Corporación R. Lindley ($ 780,562), comandado por Johnny Lindley Suárez luego de tomar el lugar de su padre; y el Grupo Sandoval ($ 295,638), de Oswaldo Sandoval.
 
 
                                           Vito Modesto y Jorge Columbo Rodríguez Rodríguez
 
Estas personas son las encargadas de hacer que sus negocios familiares perduren o desaparezcan. Tienen la ventaja de estar en una época donde la globalización juega a su favor y no tienen el peso de tener que salvar al país sí o sí. ¿Qué los diferenciará de los “12 apóstoles”? En la mayoría de los casos, que ninguno de ellos tuvo que hacer dudosas alianzas con el gobierno para llegar a ser quienes hoy son. 
 
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Like it? Share with your friends!

1.1k Veces compartido
1
1.1k Veces compartido, 1 points
¿Cuál es tu reacción?
Entristece Entristece
0
Entristece
Lindo Lindo
0
Lindo
Enoja Enoja
1
Enoja
No me gusta No me gusta
0
No me gusta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta
Divierte Divierte
0
Divierte
Encanta Encanta
0
Encanta
Genial Genial
0
Genial
WTF WTF
0
WTF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los nuevos apóstoles de la economía en el Perú

log in

reset password

Back to
log in