Cómo ganar un Premio Pulitzer en fotografía

Los Premios Pulitzer son uno de los más reconocidos a nivel mundial, desde su creación en 1917, los cuales se otorgan a destacados trabajos en literatura, teatro, música y periodismo. Una de las 21 categorías que abarca esta competencia es la de fotografía, dentro del área de periodismo, en la que se han recibido galardones desde el año 1942 por impactantes imágenes que cuentan profundas y (a veces) desgarradoras historias, captadas en un instante para siempre. Si te estás formando en fotografía periodística y estás interesado en prepararte para concursar por un Premio Pulitzer, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

1. Saber observar:

Todo lo que hay a tu alrededor. En cualquier lugar o cualquier momento, por más “normal” o cotidiano que fuera, puede haber una historia para contar. Para poder hacer buenas fotos, debes entrenarte a ti mismo y así lograr tener buen ojo.

2. Salir a la calle:

Conoce tu ciudad, recorre los diversos distritos y barrios que hay en ella, cómo son las personas que viven en dichos sitios, sus costumbres, su cultura. Así, podrás tener siempre más claro a dónde ir cuando quieras hacer determinados tipos de fotos.

3. Ser rápido:

Cuando salgas a disparar, ten en cuenta que los momentos duran a veces tan solo un segundo, y saber captarlos es una habilidad que requiere mucha práctica. Sé astuto y no dudes en hacer una foto si piensas que es algo único. No olvides dejar el obturador de tu cámara a un mínimo de 1/250, pues de lo contrario será más difícil congelar.

4. Acercarse:

Usa lentes angulares y toma fotos desde distancias cercanas para crear mayor dinamismo en la imagen. Estar cerca de tu objeto revela una mayor conexión entre el mismo y el fotógrafo. Si bien hay personas en la calle a las que les pueda molestar que los apuntes con tu lente, utiliza la rapidez que mencionamos en el punto anterior para pasar desapercibido. No dejes que haya nada que arruine tu momento perfecto.

5. Seguir a un personaje:

Haz fotos a una persona en particular, retratando diferentes ángulos de su vida que reflejen contrastes y que contengan la esencia de lo que son o de las situaciones que atraviesan. Así aprenderás a contar historias en imágenes, como también, a establecer vínculos con tu objeto a fotografiar. Deja que confíen en ti y tú confiarás más en lo que haces.

6. Arriesgarse:

Ve a sitios a los que normalmente no irías, porque te dijeron que “son peligrosos” o “muy lejos”, entre otras cosas. Eso sí, ten cuidado con tus equipos y de preferencia, al comienzo anda acompañado de alguien, mientras vas adquiriendo profesionalismo. Si, por ejemplo, sigues a un personaje que vive en alguna zona donde haya delincuencia, puedes también ser guiado por él o ella para evitar tener problemas. No dejes de ir a ningún sitio de todos modos, pues allí puede haber geniales fotos que están esperando por ti.

7. Viajar mucho:

Conoce otras culturas, dentro de tu mismo país y en otros también. No vayas solo a los lugares más “populares”, sino más bien a aquellos sitios que nadie conoce, donde existen personajes que podrían ser un descubrimiento para muchos. Vivimos en un mundo muy grande y en todos lados hay increíbles relatos por contar.

8. Enterarse de todo lo que sucede:

Estate alerta a lo que ocurre en el día a día, a las noticias ya sea por internet, TV o radio. Pues en cualquier momento podría haber un evento para ir a fotografiar, desde una marcha en contra de algo, hasta un saqueo. El conflicto es un elemento imprescindible para narrar una historia.

9. Pierde el miedo:

Haz todas las fotos que tengas que hacer, así tengas que retratar situaciones adversas en su aspecto más crudo. Pues, para ganar un Premio Pulitzer, hacen falta historias que realmente impacten al espectador. Poder contarlas solo con una imagen es todo un reto, para el cual debes irte entrenando con todo lo que veas a tu alrededor.

Por otro lado, más allá de las aptitudes que uno deba tener, cabe resaltar que hay ciertas características que han llevado a estos fotógrafos a obtener el premio.

Capturan situaciones que normalmente no nos creeríamos:

Pues son cosas increíbles que demuestran que la realidad supera la ficción. Por ejemplo, el fotógrafo Bill Crouch ganó el Premio Pulitzer en 1950 luego de haber retratado a 2 avionetas que pasan una muy pegada a la otra, prácticamente rozándose, ante los ojos de 6,0000 personas. Captar para siempre eventos tan únicos es algo que el jurado considera digno del premio.

Fuente: Siempreconectado.es

Muestran lo peor de la humanidad:

La gran mayoría de fotos que ganan el Pulitzer muestran situaciones trágicas: muertes, violencia, sufrimiento… lo cual, en varios casos, ha sido capturado en guerras, protestas, tiroteos, incendios, etc. En 1977, el premio fue doble para la categoría Spot News: El primero fue para Stanley Forman, quien fotografió a un individuo utilizando la bandera de su país como lanza para atacar a otro; y el segundo, para Neal Ulevich, cuya foto retrata el salvajismo y la violencia que se desataba en la ciudad de Bangkok.

Y, también, lo mejor:

Hay fotógrafos que han logrado sorprender, igualmente, inmortalizando actos heroicos o dignos de admiración. Este es el caso del Pulitzer de 1997, que fue otorgado a Annie Wells, quien fotografió el momento en el que un bombero rescataba a una chica de ahogarse.

Y grandes momentos de personajes:

En 1985, el Pulitzer fue para el equipo de The Register por haber capturado a un atleta estadounidense mientras celebraba su triunfo con sus seguidores, en los Juegos Olímpicos del año anterior. Capturar aquellos momentos únicos de personajes como artistas o deportistas, en los cuales solo existe la emoción, son también situaciones que pueden conmover al jurado.

Arriesgan sus vidas:

Claramente, estos fotógrafos se exponen a situaciones adversas donde ellos mismos pueden ser quienes reciban un disparo o algún ataque por parte de las personas involucradas en las masacres, como también pueden sufrir accidentes en zonas de desastres naturales o peligro en general. Ser consciente de que puede ocurrir algo fatal es algo fundamental para aventurarse a hacer la foto. Este fue el caso de Tyler Hicks, quien ganó el Premio Pulitzer en el 2014, luego de fotografiar a víctimas de un atentado terrorista en un centro comercial Kenia, mientras se escondían de los atacantes:

Evidentemente no es fácil ganar este galardón. Se requiere años de entrenamiento en el campo del fotoperiodismo, de hacer diversas excursiones y conocer el mundo real en cada una de sus fases, pues en absolutamente todo hay historias, la idea es saber contarlas. Teniendo confianza en uno mismo y en lo que hacemos es el primer paso para empezar a transmitir un mensaje a los demás.

Imágenes: Siempreconectado.es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar