El conmovedor adiós entre un hombre y sus caballos

¿Alguna vez te has preguntado que tanto puede sentir un animal por su amo? Esta conmovedora historia entre un entrenador de caballos y sus potrillos te sorprenderá.

 

A pesar de que Roberto Gonzáles recibió un disparo que lo dejó paralizado en 1970, durante la guerra de Vietnam, esto no le impidió seguir sus anhelos de convertirse en un entrenador de caballos.

 

Azúcar y Ringo son los nombres de sus fieles compañeros. Con ellos pasó años de rehabilitación y entrenamiento constante para su recuperación y después poder cumplir su gran y anhelado sueño.

 

Veterano de Guerra Roberto Gonzales

Fuente: thedodo

 

Unos años después, fue diagnosticado con una enfermedad terminal la cual haría que constantemente asista al Hospital de Audi L. Murphy de San Antonio, Texas hasta quedar completamente internado.

 

Veterano de Guerra Roberto Gonzales1

Fuente: thedodo

 

El pasado sábado, cuando se cumplía el aniversario de aquel fatídico día en el que fue disparado y el inicio de su discapacidad, los equinos, Ringo y Sugar, fueron llevados por los familiares al hospital y cumplir el gran deseo de Roberto: ver a sus caballos.

 

Roberto sabía que le quedaba poco tiempo y tumbado en una camilla en los exteriores del centro, abrió sus ojos cuando uno de los caballos lo acarició. Ese momento fue tan inesperado para él y toda la familia, quiénes quedaron conmovidos con la imagen del ex veterano y sus animales.

 

 

Los caballos son su vida. Hemos criado y entrenando caballos por 30, 40 años” dijo su esposa Rosario. Roberto González ha sido  hospitalizado durante 10 meses debido a una serie de complicaciones con las infecciones a su enfermedad. Aunque, eso sí, el paciente pudo disfrutar de un bello momento junto a sus caballos antes de volver a la habitación de la clínica.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar