El último adiós para Arturo: el oso polar “más triste del mundo”

El mundo se despide de una de las figuras más emblemáticas del Zoológico de Mendoza, en Argentina, quien vivió 22 años en cautiverio; el ahora recordado Oso Arturo, un oso polar que fue llevado a Argentina desde Estados Unidos a los 8 años de edad y vivió allí hasta los 31 años.

 

Esta criatura en peligro de extinción ya carecía de visión, andaba cansado, perdió peso y simplemente dejó de comer como lo solía hacer antes, según datos brindados por el Gobierno de Mendoza.

 

Pudo haber sido producto de su avanzada edad (31 años) o de los largos años en cautiverio fuera de su hábitat natural. Definitivamente, el Oso Arturo no vivía en las mismas condiciones en las que debería vivir un oso de su especie.

 

 

Una foto publicada por Sintesis13 (@sintesis13) el

 

El oso Arturo, conocido como “el oso más triste del mundo”, fue apodado así por un diario británico luego de intentar trasladarlo a su hábitat natural en Canadá. Las personas que recolectaron miles de firmas para poder hacer esto realidad afirmaron que Arturo se encontraba “deprimido”, por lo que se le dio este apelativo. 

 

Este pedido por la liberación de Arturo ocurrió en el 2013, pero se hizo imposible por la avanzada edad de Arturo, además de haberse vuelto incapaz de sobrevivir solo por los años en cautiverio.

 

 

Una foto publicada por AmorPorLosAnimalesVenezuela (@aplavzla) el

 

En el 2014, varias organizaciones ambientalistas y pro animalistas, trabajaron para poder mejorar el lugar en el que estaba Arturo, pese a que para ese entonces, ya estaba teniendo problemas físicos y deterioros.

 

Hasta ese momento, las repercusiones de las intenciones de darle una mejor calidad de vida a Arturo fueron positivas, pero no duró mucho tiempo, ya que después de algunos años reaparecieron una serie de males, los que lo llevaron a la muerte la tarde del domingo 3 de julio del presente año.

 

 

Una foto publicada por Celez Sanabria (@celezsanabria) el

 

Desde el 1 de julio del 2016, los funcionarios de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento territorial,  junto a un equipo de veterinarios, acompañaron al oso y evaluaron la posibilidad de dormirlo para evitar su sufrimiento. “Pero la naturaleza siguió su curso y esta tarde falleció”, dijo el equipo. 

 

TE PUEDE INTERESAR: Hallan 40 cachorros de tigre en peligro de extinción muertos dentro de Templo Budista.

 

Arturo nunca pudo ser liberado y murió en cautiverio en un lugar donde no debía morir. Murió en donde estuvo encerrado por 22 años cumpliendo el trabajo de una exhibición. Una vez más los humanos interferimos en la línea natural de los animales.

 

 

Una foto publicada por ericasanchezsu (@ericasanchezsu) el

 

Muchas personas ya se hicieron presentes por medio de las redes sociales expresando su indignación y pésame tras la muerte de quien se consideró durante años, una exhibición más para los humanos. 

 

Por desgracia, en lo que va del año, el Zoológico de Mendoza viene sufriendo cerca de 80 muertes de animales en total, dato que ha despertado la atención de autoridades en todo el mundo. Se dice que existen planes de transformar el zoológico en un eco parque, sin embargo, permanece cerrado por tiempo indefinido.

 

 

Una foto publicada por Nico Martin (@nicomartin89) el

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar