4 ideas para hacer una sesión de fotos de familia con modelos

Si has intentado hacer sesiones de fotos familiares, pero no lo has logrado, porque los que elegiste son muy tímidos, no consigues las poses que deseas u otras razones y has decidido intentarlo con modelos que no tienen ninguna relación entre sí, pero tienen la facilidad de realizar poses que normalmente no conseguirías, aquí te dejamos algunos consejos que te servirán para que obtengas las fotos deseadas.

Crear un ambiente propicio y dejar fluir la espontaneidad

Encontrar un buen escenario para crear una escena familiar es lo ideal para comenzar. Una vez hecho esto, sabes cuál será el lugar donde se va a trabajar, puedes visualizar a las personas que posarán para las fotos y para ello se debe tener en cuenta la energía de cada participante.

Se les debe explicar a cada integrante qué papel tomará y en qué situación se encuentran. Una clave para que los resultados salgan como esperas, es repetir la escena varias veces hasta que puedan sentirse cómodos y naturales y los retratos no se noten forzados.

El fotógrafo Bernard Bodo, cuenta que el objetivo es “que se olviden de la cámara, que son observados y se conviertan en sus seres más naturales”.

Foto: Bernard Bodo

Conocer a las personas antes de fotografiarlas

Saber qué decir para darle tranquilidad a las personas o hacerlas sentir cómodas, es importante, pero si no has hablado previamente con ellas será muy difícil lograrlo.

Si logras conseguir personas que ya se conozcan o hayan trabajado juntas anteriormente, te facilitará el trabajo, porque la situación fluirá rápidamente, pero si no es el caso, pueden conversar y tomarse un tiempo para conocerse y compenetrarse de tal manera que se reflejen en las fotos. Fingir que se aman profundamente (en el caso que interpreten a una pareja) no es tarea fácil y será necesario que les brinden las herramientas para lograrlo.

Para realizar las tomas, puedes inspirarte en películas, fotografías que hayas visto, etc. Pero tomar como referencia el set de una grabación será ideal, ya que vas a componer una escena, trabajarás con actores y no debes olvidarte que detalles como la vestimenta, accesorios, harán más completa tu fotografía.

Darren Baker, un fotógrafo profesional aconseja que “conozcas sobre ellos, lo que han estado haciendo, cuáles son sus intereses y lo que les gusta. De esta manera, tendrás cosas con las que puedes hablar mientras trabajas”.

Foto: Darren Baker

Respeta la zona de confort de los modelos

Si los sujetos son presionados a realizar escenas con las que no se sienten cómodas, ésta sensación se verá reflejada en las fotos. Si tenías una idea en mente, pero notas que no está saliendo bien por este motivo, opta por replantearla y asignarles escenas que se dan comúnmente en un ambiente familiar.

Un error grave que se debe evitar es obligar a salir de su zona de confort a los participantes, pues pueden perder su confianza y el ambiente puede tornarse pesado.

Si tuviste que acoplarte a la situación e interrumpir tu idea principal, la inspiración para seguir adelante con la sesión puedes conseguirla de tus experiencias, tanto personales como familiares. Aunque copiar las fotografías que ya existen es más sencillo, prestar atención a situaciones cotidianas como la pose de una pareja enamorada en la calle o entre los miembros de tu familia ayudará en la composición de la escena.

El fotógrafo Zsolt Nyulászi, recomienda ponerlos “en situaciones de la vida real en su lugar. Por ejemplo, pueden ser una familia cocinando juntos o una pareja viendo la televisión en el sofá. De esa manera, pueden actuar con confianza.

Foto: Zsolt Nyulászi (StockLite)

Debe existir química entre los participantes para que la toma resulte natural

Si se va a realizar una sesión de fotos de pareja, es casi obligatorio que haya cierta química entre ambos y logren compenetrarse, pero si alguno o ambos están pasando por situaciones complicadas en ese momento, será difícil conseguirlo, sin embargo deberás actuar como intermediador y crear el ambiente propicio para que se olviden por un momento lo que les aqueja y obtener un trabajo profesional.

Un consejo es contar con una pareja preestablecida, que ya se conozcan y que te conozcan, así todo fluirá con naturalidad.

El fotógrafo Antonio Guillem cuenta su experiencia: “creo una atmósfera divertida donde se sienten cómodos. Se olvidan de que se harán pasar por una pareja”. Así logra obtener imágenes hermosas y creíbles.

Foto: Antonio Guillem

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

También te puede interesar