5 Consejos para fotografía de arcoíris y aspectos importantes

Los fotógrafos somos amantes de la belleza de la naturaleza, y es que ésta nos ofrece diferentes detalles y características atractivas. En fotografía de paisajes necesitamos precisamente de ese “algo” que no atraiga para coger nuestra cámara y capturar el momento.

Ese “algo” te lo pueden dar los fenómenos meteorológicos como: atardeceres, lluvia, nieve o el bellísimo arcoíris. Cada uno de estos fenómenos de la naturaleza resultan atractivos y cada uno cuenta con diferentes peculiaridades, en este caso, analizaremos la fotografía de arcoíris.

Conoce previamente algunos conceptos de la Luz

Antes de sumergirnos en los consejos, es mejor aclarar ciertos términos que tiene relación con la composición de la luz. Cuando ésta atraviesa una gota de lluvia sucede lo mismo que con un prisma, se descompone en diferentes colores, por lo que el color rojo se sitúa en la zona exterior del arco y en el otro extremo se encuentra el violeta.

Los colores que conforman el arcoíris forman una escala, las cuales comienzan desde el rojo, luego el naranja, amarillo, verde, azul, añil y por último el violeta. Lo más normal es que en la naturaleza se presente un Arcoíris, algunas veces pueden ser dos con los tonos invertidos, pero esto es menos usual.

La mayoría de éstos se producen con la lluvia, sin embargo también sucede con cascadas de agua o fuentes. Así que no tendrás que esperar a que llueva, ya que tienes las posibilidades de capturar uno en cualquier lugar donde haya una fuente de agua.

¿Cómo realizar una buena Fotografía de arcoíris?

# 1 Ten en cuenta lo fondos para un buen resultado

Si quieres destacar tus fotografías, es necesario cuidar ciertos aspectos como tus fondos. Tienes que considerar que este fenómeno meteorológico debe ser el complemento de un paisaje. No importa si es un paisaje natural o urbano, debes hacer que éste se complemente con tu escena.

Si tienes fondos con nubes, montañas, lagos o un prado, lograrás una fotografía realmente impactante y con un plus extra. Esto se debe que el arcoíris hace de cualquier composición algo más interesante. Nosotros no podemos controlar en dónde puede aparece uno, por este motivo, debemos jugar con los ángulos y los encuadres.

# 2 Usa el primer plano para darle protagonismo al arcoíris

Cuando estás fotografiando este tipo de fenómenos, podemos capturar solo el arcoíris. También, puedes hacer una instantánea donde éste sea uno de los elementos principales, de tal manera que sea lo primero que vean las personas. Si vas a optar por darle mayor protagonismo a este fenómeno, deberás prestarle mayor atención al primer plano, ya que cualquier elemento bien elegido va a aumentar el interés de la toma y tendrás una mejor composición.

# 3 Cuida la apertura del diafragma

Este aspecto deberás analizarlo dependiendo de las escenas que deseas que estén enfocadas. En el párrafo anterior, hemos mencionado el jugar con el primer plano y los elementos que aparecen en éste. Si tienes algún elemento que esté cerca de la cámara, deberás optar por una apertura más grande.

Cualquier valor que esté por encima de f/11 será suficiente para que los elementos que están dentro de nuestra escena salgan totalmente enfocados. Por otro lado, si quieres contar con colores más saturados, deberás subexponer el arcoíris a 1 o 2 puntos del diafragma.

# 4 Cuida el balance de blancos en tus tomas

Una de las cosas que tendrás que analizar más son los colores. Establecer la adecuada configuración del balance de blancos es algo casi imposible. Esto se debe a que el arcoíris cuenta con todos los colores, por lo que es difícil mejorarlos llevándolos de un lado hacia el otro.

Por este motivo, el balance de blancos dependerá más de lo que te gusta como fotógrafo. Algunos prefieren los tonos más cálidos, por lo que se centran en el lado rojo. Puedes usar el balance de blancos dependiendo de las condiciones. De lo contrario, el modo automático será más que suficiente.

# 5 Filtro polarizador para resaltar los colores

Si quieres tener colores más vivaces puedes utilizar un filtro polarizador. Sin embargo, debes tener cuidado porque puede suceder lo contrario, en vez de intensificarlos, podemos eliminar por completo los colores.

Lo que puedes hacer es ir probando con los filtros para ver las cuáles son los resultados que obtendrás. Así podrás controlar mejor los contrastes, reflejos, saturación, etc. Recuerda que el brillo y la intensidad de cada arcoíris van a variar, y puede ser muy débil como muy fuerte.

Te puede Interesar: 

 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar