6 Consejos esenciales para el cuidado de tu Cámara Réflex

Desde que adquieres tu cámara réflex ésta se convierte en lo más preciado para ti, eso es lo que le pasa a la mayoría de fotógrafos. Es por eso que es tan importante darle un cuidado especial, lo cual nos ayudará a extender mucho más su vida útil. Como sabrás, las cámaras fotográficas no son para nada baratas. Por este motivo es tan importante que sepas los cuidados básicos. Sobre todo, tienes que tener en cuenta los cuidados de los objetivos fotográficos, ya que éste es delicado y es lo que determina el resultado de nuestras fotos. Aunque hay otros elementos igual de importantes como el visor, los espejos y el sensor. Aquí encontrarás los consejos para el cuidado de tu cámara réflex.

1. El almacenaje y protección de tu Cámara fotográfica es fundamental

Es fundamental que mientras no estemos utilizando nuestro dispositivo, lo guardemos en un lugar fresco y limpio. Debemos evitar a toda costa que esté en contacto con humedad o polvo, ya que puede dañar el interior. Para aplicar la protección de tu cámara fotográfica, puedes guardarla en una bolsa o mochila especial para cámaras. Si tu equipo es de los que tienen objetivos intercambiables y deseas guardarla sin ningún objetivo, recuerda hacerlo siempre poniéndole la tapa protectora.

Es importante que cuentes con una bolsa o mochila especial para cámaras. Esto protegerá tu dispositivo de recibir golpes o arañazos que la puedan dañar. No olvides que esta llevamos nuestro equipo a distintos lugares y puede verse irreversiblemente dañado.

Trata de no llevar tu cámara suelta en una bolsa o mochila, esto la pondrá en riesgo de golpearse con otro elemento. Es mejor invertir en un buena mochila que proporcione seguridad y que vaya acolchada, así evitará posibles contactos con otros elementos fotográficos.

2. Debes pensar cómo transportar tus objetivos fotográficos

Existen diferentes formas de transportar tus objetivos fotográficos, pero nosotros te mencionaremos las más seguras. Puedes hacerlo a través de los compartimientos que hay en la mochila para cámaras. Este es una de las formas más utilizadas de transporte. Sin embargo, debes asegurarte que cada compartimiento sea especial para cada objetivo. La mayoría de ellos se forman con separadores que se unen a las paredes de las mochilas fotográficas, a través de un sistema velcro.

Recuerda asegurarte que tus objetivos queden bien sujetos y que no sea posible que se muevan de su lugar. Esto se consigue colocando nuestros objetivos en el espacio correcto. Luego solo coloca el separador y asegúrate que se adhiera a las paredes con fuerza. Además, debes ubicarlos de tal manera que la lente no pueda entrar en contacto con cualquier otro elemento que esté dentro de tu mochila. Así evitas los golpes y las ralladuras. 

Además, en el mercado también existe la opción de los portaobjetivos. Éstos consisten en pequeñas bolsas, las cuales están diseñadas para transportar esta clase de equipo. Los hay en diferentes modelos, formas y tamaños. Así como con los compartimientos de las mochilas debes asegurarte que el objetivo quede bien sujeto. 

3. Siempre usa las tapas y las correas de tu cámara de Fotos

Es fundamental que cada vez que no estés trabajando, lleves las tapas y correas de tu cámara de fotos.  Esto te ayudará a manejar tu equipo con mayor seguridad. Nunca debes sostener tu equipo con una mano y la correa colgando. Esto puede generar que la correa se enrede con algún otro objeto y puede causar que tu cámara se caiga de tus manos. Si deseas trabajar con una sola mano, entonces lo mejor es que enrosques la corren en tu muñeca. Así no será más difícil que se caiga al suelo. De igual manara, cuando estés trabajando con el trípode, lo mejor es siempre pasarte la correa por el cuello. Esto te ayudará en caso el trípode pierda la estabilidad. 

4. Cambia adecuadamente los objetivos fotográficos

Una de las ventajas de las cámaras con diferentes objetivos es que puedes cambiarlos dependiendo la situación. Así siempre podrás usar el que más te convenga y tendrás siempre resultados increíbles. Sin embargo, resulta muchas veces complicado cambiar el lente del cuerpo de la cámara.

Cuando separamos el lente y el cuerpo dejamos abierta una entrada para la suciedad. En este momentom nuestro equipo está propenso a que ingrese alguna suciedad. Por eso debes tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Asegúrate de estar en un lugar limpio cada vez que lo hagas. Esto quiere decir un sitio que esté libre de polvo, arena o corrientes de aire que pueden traer partículas. Lo mejor es cambiar los objetivos fotográficos en casa, donde no hay corriente de aire.
  • Siempre es mejor hacer el cambio con el cuerpo de la Cámara mirando hacia abajo. Así evitas que caiga cualquier suciedad dentro del sensor fotográfico.
  • No tengas mucho tiempo el sensor al descubierto. Para eso, debes escoger el objetivo que quieres usar antes de desmontarlo.
  • Practica este cambio, así tus movimientos son rápidos y precisos al momento de hacerlo.
  • Tus movimientos deben ser precisos, pero delicados a la misma vez. No querrás golpear por casualidad tu objetivo y terminar por romper alguna parte importante.

5. Ten en cuenta el cuidado de las baterías de tu cámara

No siempre le prestas la suficiente atención al cuidado de las baterías de tu Cámara, pero debes saber que son las encargadas de hacer funcionar los circuitos internos. Por eso es fundamental que las cuidemos, además que así nos aseguramos que nos duren por más tiempo. No olvides que usar una batería en mal estado puede llegar a arruinar tu equipo fotográfico.

  • Muchas baterías vienen con fundas especiales para su almacenamiento. Si la tuya vino con una de estas fundas, no dudes en usarlas. Esto evitará que entren en contacto con alguna partícula de suciedad. Usa su protector siempre que no las estés usando.
  • Evita que sufran algún tipo de golpe. Esto te sonará obvio, pero no siempre lo tenemos en cuenta. Recuerda que los golpes pueden dañar su estructura interna y externa.
  • Cuida que no estén en temperaturas muy bajas, ya que pueden descargarse más rápido. Un truco para evitar esto es mientras no las uses guárdalas en el bolsillo, así tendrán una temperatura más elevada.

6. Procura hacer una buena limpieza al sensor Fotográfico

Aunque cuides constantemente de la suciedad a tu equipo, siempre habrá un momento en el que tendrás que hacer una limpieza al sensor fotográfico. Para identificar si tu dispositivo requiere una limpieza por dentro, solo tienes que cerrar tu diafragma. Usa el número f más alto y haz una fotografía. Si realmente está sucio, aparecerá en tu imagen pequeñas manchas negras.

El interior de tu Equipo es bastante delicado. Esto se debe a que ahí se encuentra el sensor y los cristales que usamos al momento de hacer el encuadre. El mínimo desajuste que puedas hacer arruinaría por completo tu equipo. La limpieza del sensor fotográfico es algo fácil, sin embargo a veces causa algo de miedo. Si no estás seguro de hacerlo bien, puedes mandarlo a un especialista en esto. Aunque si decides hacerlo por ti mismo puedes leer el artículo Tips para saber cómo limpiar una cámara Fotográfica Réflex. 

Te puede Interesar:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

También te puede interesar