Análisis de la pintura de Botticelli “El nacimiento de venus”

Sandro Botticelli fue uno de los primeros maestros del renacimiento italiano y su obra es considerada como el exponente máximo de la gracia lineal de la pintura del primer Renacimiento. Sus obras son conocidas por presentar escenas mitológicas, entre las más reconocidas está «El nacimiento de Venus».

Esta pintura fue creada a finales del siglo XV y junto a “La primavera”, otra de sus obras resaltantes se expusieron por primera vez en la galería de los Uffizi en Florencia en 1815. Las cualidades estilísticas que tiene la distinguen del resto, pero el contexto en el que se encontró también favoreció a su magnífico trabajo.

La creación basada en la mitología griega y romana

No se conoce la fecha exacta de la creación de esta obra, pero se aproxima que fue entre 1482 y 1485, a menos de media década de que inicie el Alto Renacimiento en Italia. Fue en esta época cuando Botticelli trabaja en Florencia e incursiona en temas como la mitología griega y romana, tras regresar de Roma, donde estuvo encargado de crear frescos en la Capilla Sixtina.

Debido a este nuevo interés en la iconografía antigua, es que se crean Primavera y El nacimiento de Venus. Estas pinturas fueron trabajadas en pintura temple que es hecho en base a pigmento y yema de huevo, pero el nacimiento de Venus se trabaja sobre lienzo, convirtiéndose en el primero de su tipo, a comparación de Primavera que fue pintada sobre panel.

Escenas de la vida de Moisés’ en la Capilla Sixtina

¿Qué personajes se encuentran en la obra de Botticelli?

En la pintura se puede ver a Venus recién nacida, desnuda de pie en una concha de vieira ampliada. La diosa romana asociada con el amor y la belleza está rodeada de tres personajes de la mitología clásica: Zephyr, el dios del viento, Cloris, una ninfa asociada con las flores y esposa del dios del viento y Horae, una diosa griega relacionada con las estaciones.

Los dos primeros personajes intentan empujar a la diosa romana con su respiración y Horae con una capa intenta cubrirla.

Venus

Zephyr y Cloris

Horae

Influencias en las que se basó la Botticelli

Algo característico de su trabajo es la influencia clásica que tenía, en aquella época, ésta era una de las pocas que mostraban este enfoque, con los temas mitológicos evidentes que se notaban y el desnudo femenino que no tenía hasta entonces precedentes.

Esta obra destacó por revivir los intereses mitológicos de la Antigüedad clásica a comparación de los también reconocidos artistas contemporáneos: Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y Rafael que aunque también se notaron rasgos de inspiración clásica las obras de estos últimos, prevalecieron la iconografía cristiana.

‘La Venus de Milo’ (101 AEC) Foto: Bradley Weber

Botticelli escogió como tema a la diosa romana por ser un personaje muy popular en el arte antiguo incluida la Venus de Milo, la famosa escultura del S. I aC.

El nacimiento de Venus se destacó entre las otras por la aparición de mujeres desnudas que no se veían normalmente en el arte occidental, pese a que sí se muestran ejemplos en la pintura y escultura griega antigua. Fue después de Botticelli que se introducen nuevamente las imágenes femeninas tanto en el Art Nouveau como en el Postimpresionismo.

Actualmente influye en diversos campos artísticos

En la actualidad esta pintura tiene tal influencia que se ha tomado como guía en la fotografía de moda con mentalidad artística, en la belleza, con creaciones de peinados inspirados en los personajes de esta obra. Sin duda es reconocida con una obra de arte icónica que tiene un papel importante e indeleble en el arte y la cultura contemporánea.

Un dato que cabe resaltar es que la Galería de los Uffizi afirma que la escena tiene influencias de la Metamorfosis de Ovidio, el poema de Agnolo Poliziano, Stanzas y la más resaltante por la pose en la que se encuentra, la Venus Pudica.

 

TAMBIÉN PUEDES VER:

También te puede interesar